18 may. 2015

EMYA EN MORENA BAR

De vez en cuando, uno opta por algo distinto. Por vivir un recital como los de antaño, y si bien sé que algunas épocas no van a volver y que vivir del pasado no ayuda para nada. La noche del sábado sirvió para revivir una faceta con la que hace mucho que no me conectaba. Así que me decidí por ir a ver un recital a Morena Bar en Moreno, a solo 15$ pesos la entrada, donde tocaron Ostende, Archipiélagos, Emya, Promesas Rotas y Escaleras. Esto es lo que pasó hace un par de días…


Los primeros en aparecer fueron los chicos de ESCALERAS, quienes están en pleno proceso de composición de su nuevo material. Menciones apartes para la remera de su bajista de The Ghost Inside y para la de Asamblea Internacional Del Fuego de su guitarrista/ cantante. El trío dio todo de sí, con sus composiciones tan únicas de post-todo con tintes hardcore, emo, punk y algo de indie en los fraseos de bajo y en la guitarra distorsionada y ecléctica. Tocaron bastantes temas, de escasa duración como acostumbran ellos, entre los cuales destaco a los nuevos, y “Extraterrestres”, “Caen Elefantes”, “Estigia”  y “Django”. Su próxima fecha es este viernes 22 de mayo en Club Cir de Villa Sarmiento, junto a Tenemos Explosivos de Chile, el regreso de Arde Hollywood, Oliver, Portland y IANS. No los veía desde julio del 2013. Debo decir que su presente es más que promisorio.

Lo mejor de la noche era la incertidumbre de no saber qué banda se aproximaba, así que les tocaba a PROMESAS ROTAS. Era la primera vez que los veía, y me sorprendió mucho lo familiar que me sonó su propuesta (no hablo de plagios) y la onda de usar máscaras de animales, lo que me remontó a los rosarinos de La Última Canción Del Mundo. Tocaron varios temas propios, entre los que destaco a “El Viajero Y Su Sombra”, “Flores Marchitas” y “Fortaleza/ Coraza”. Próximamente, el sábado 30 de mayo van a estar en El Crematorio junto a Los Emergidos, Felices Los Niñxs, Talacactus, Destino Cruel, Kinder Garden y Qualia.

Hay pocas bandas que causan en vivo, por no decir prácticamente ninguna, lo que genera EMYA en vivo. Hace casi un año que no veía a los chicos de La Plata, y en ese entonces, además de una decena de recitales, editaron su nuevo EP, “Viera II”, segunda parte de su primera producción. Ni bien empezó “No Hay Remiendos”, y la catarsis, la emoción, la poesía, la tristeza y la libertad se hicieron una sola. Es inexplicable lo que me sucede cada vez que los veo en vivo, al punto de cuando terminó su set, ponerme a llorar con mi novia que me había acompañado a la fecha. Salen a relucir varias cosas durante ese trance de poco más de media hora. Volviendo a las canciones, continuaron con gritos pelados y a capella, ante las melodías tan etéreas que emanan de esas guitarras, y el frenesí que emerge de la batería y el bajo, creando líneas inmensas retumbando por las cuatro paredes. El final con “Y Entraron Por Las Puertas” y “Acacia”, con todos juntos gritando: “Como fuego, como fuego te queremos ver! Descendiendo! Quemándonos!”. Fue de esos recitales a los que acostumbran los platenses. En donde no hay más en el lugar que la banda y vos, la música, las paredes y los sentimientos. Ojalá no tenga que esperar tanto para volver a tener la experiencia de asistir a una fecha de Emya.


Debido a motivos personales, y más que nada de tiempo, ya que eran las 2:30 de la mañana, y el cansancio se hacía cada vez más fuerte. Me perdí los sets de Archipielagos, quienes el próximo 28 de mayo van a estar tocando en Belgrano. Y de Ostende, uno de los mejores secretos guardados del punk. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario