19 ago. 2015

SLEEPING WITH SIRENS EN GROOVE

Realmente Sleeping With Sirens era una banda que nunca me esperaba ver en vivo. Es más, si hubiese sido hace un par de años, era impensado que vengan, pero debido al enorme crecimiento de la banda, el pasado martes 18 de agosto los teníamos en Groove de Palermo con su regular disco “Madness” y su gira mundial. Antes que ellos, estuvieron los muchachos de Roma haciendo de lo suyo. Esto es lo que pasó anoche…

Video de “La Patada” de Roma, filmado por Laly Obregón de Alpha & Omega Fotografía: https://www.youtube.com/watch?v=-Iudpes8hbU

Video de “We Like It Loud” de SWS, filmado por Laly Obregón de Alpha & Omega Fotografía: https://www.youtube.com/watch?v=8CioFXZ53zM




Era increíble ver la cantidad de fanáticas y (escasos) fanáticos dando vueltas por los alrededores de Groove desde, prácticamente el mediodía. Pero para infortuna para ellos, recién a las 8 de la noche se empezó a mover el recinto de Palermo con ROMA calentando el ambiente como solo ellos pueden hacerlo. Era muy gracioso ver a la cara de muchos de los padres que acompañaban a sus hijas, cuando el quinteto de San Martín arrancó con una intro de los Pibes Chorros. Sergin, Santi, Germán, Lean y Rodri arremetieron, respaldados por un gran sonido y un juego de luces destacable, con “Mojigata”, dedicada como “este es tema para vos…”, “Bla, Bla, Bla”, “El Ojo Del Huracán”, La Patada“ y “Firme En Vos”. La actitud potente de la banda se ganó varios nuevos adeptos a la “Roma Crew”, aunque también mucho público ya conocía su particular propuesta. Siguieron con “Limbo” y “Como Estamos Hoy”, pertenecientes a su segundo disco, “Hijos De Padres Separados”, y con Sergio tomándose un poco de tiempo demagogo para contar que había estado tomando cerveza con Kellin Quinn, cantante de SWS y que le había enseñado a decir “¡aguante Argentina guacho!”, logrando terminar de ponerse a la gente en el bolsillo. Después de un pifie en “Mala Leche”, pudieron concluir su canción con ese wachicore que emana de sus instrumentos y voz, sin antes mencionar que el próximo sábado 7 de noviembre, van a estar tocando en Palermo Club, cerrando otro gran año en su historia.


Con una media hora de espera, SLEEPING WITH SIRENS pisaba por primera vez las tablas de Groove, y al primer segundo, las casi 1200 personas que se encontraban, hicieron que explotara el lugar. Con una perfomance más que profesional, y la clásica manera de ganarse a sus fans locales usando camisetas de la selección nacional (ejem ejem Gabe Barham…), comenzaron con “Kick Me”, perteneciente a su cuarto disco que venían a presentar. Y acá es donde me gana el anti todo, y debo decir que el setlist de la banda fue bastante pobre. Al contar con 4 discos en su haber, tocaron 9 canciones de su última producción: la ya mencionada, “We Like It Loud”, “Go Go Go”, “Fly”, “Gold”, “The Strays”, “Parasites”, “Better Off Dead” y “Don’t Say Anything”, en donde su propuesta mutó a un rock alternativo más que accesible y radiable, dejando de lado el pasado que los vio nacer. Pese a esto, los cinco tienen una singular manera de dar grandes shows, con Kellin Quinn a la cabeza, llevándose todas las miradas y gritos adolescentes. Hubo espacio para “clásicos” de la banda, como “Tally It Up, Settle The Score”, y momentos especiales, como el acústico de “Scene Two: Roger Rabbit” y una breve incursión de beatbox por parte de su cantante, el mítico cover de “Iris” de los Goo Goo Dolls, y una puesta en escena con hielo seco, humo y luces coordinados y excelentes. Además, Kellin se encargó de pedir “ruido” para Roma, que había tocando antes de ellos, mostrando un profesionalismo pocas veces visto en una banda del estilo. Para cerrar, eligieron las dos canciones que los pusieron en boca de todos, “If I’m James Dean, You’re Audrey Hepburn”, esa canción del excelente “With Ears To See & Eyes To Hear”, que muchos enamorados se dedicaran en 2009 y seguramente lo sigan haciendo, y “If You Can’t Hang”, de su segundo disco, entre papelitos plateados y sonrisas por doquier. SWS cumplió con creces su debut por nuestros pagos, dejando bastante atrás el post hardcore de antaño y abrazando un público más teen, hecho que ayuda a que la banda toque en lugares multitudinarios por el mundo, y se den el gusto de llenar uno de los mejores recintos para ir a recitales del país. Debido a varios factores, cabe decir que muchas chicas, seguramente al ser su primer recital, tuvieron que ser atendidas por la seguridad del lugar, ya que la organización tuvo que pedir varias veces que no se amontonen tanto sobre las vallas. Es algo que se tiene que cambiar hace tiempo, pero que desgraciadamente seguirá pasando. Esperemos que haya una segunda visita, aunque mi opinión, por distintos motivos que no voy a dar a conocer, dudo que lo hagan. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario