18 jul. 2016

REVIEWS: FALLUJAH "DREAMLESS" Y MÁS


Fallujah "Dreamless" (2016) Nuclear Blast
Género: Atmospheric Death Metal
Para fans de: Garden Of Shadows, Aegaeon y The Faceless.
Puntaje: 100/100

Acá va mi primer 100 a un disco de este año. Y Fallujah lo tienen más que merecido. No solo por ser una de las bandas que más me gustan en estos tiempos, sino por el tremendo trabajo que vienen gestando desde "The Harvest Wombs" (2011), o si queremos mirar más para atrás, "Leper Colony" (2009). Dejando de lado su pasado técnico y virulento, "Dreamless" muestra la nueva faceta de uno de los grupos más innovadores del metal extremo contemporáneo. El inicio con "Face Of Death" da comienzo a un viaje esotérico que oscila entre la calma para derivar en un tornado llamado "Adrenaline". Los cambios climáticos a lo largo del disco varían de un estado a otro, marcando algunos de los climas más interesantes como en la perfecta seguidilla de "The Void Alone" con "Abandon", encontrando desde blast beats a la velocidad de la luz contrastando con voces femeninas dulces y cristalinas. Podría nombrar cada canción, porque honestamente, creo que "Dreamless" es perfecto de principio a fin. Lo progresivo, etéreo, emocional y violento se dan la mano desde el arranque hasta el final con "Lacuna", con la certeza de que a veces lo extremo puede llegar a tener sentimientos y plasmarlos de la forma más radical posible. "Dreamless" quizás no sea bien aceptado por los fanáticos más acérrimos del death. Una lástima, ellos se lo pierden. A los que tienen la cabeza abierta hacia nuevas cosas, acá les doy su nueva banda preferida.


The Fall Of Troy "OK" (2016) Independiente
Género: Mathcore
Para fans de: The Sounds Of Animal Fighting, The Dillinger Escape Plan y Glassjaw
Puntaje: 80/100

Diez años después del suceso en Guitar Hero III, The Fall Of Troy vuelve a estar en boca de todos con esta obra maestra. "401K" da el puntapie para demostrar que la caída de troya siempre estuvo presente. Siete años de esperar algo de una de las pocas bandas de culto que tiene el "core". Para los que no los conocen, imagínense una versión menos empastillada de Dillinger con algo de lo más flashero de Dance Gavin Dance pero sin tanto swag. Eso y mucho más es TFOT. "OK" no termina de despegar porque se mantiene completamente en el mismo ambiente todo el tiempo, quizás porque el olor a nostalgia y reunión les fue más fuerte y se sacaron el gusto con diez canciones que no llegan a sonar un refrito de su pasado, sino una muestra de como el 2016 los tiene más aceitados que nunca. "Savior", "An Ode To The Masochists" y "Love Sick" son un par de las demostraciones que dejan más que en evidencia el poder de que volver a la música es como andar en bicicleta, nunca te olvidás de esa magia. The Fall Of Troy vino para quedarse, y nosotros estamos más que agradecidos. 


Darkness Divided "Darkness Divided" (2016) Victory Records
Género: Metalcore
Para fans de: A Feast For Kings, For All Eternity y Silent Planet
Puntaje: 65/100

Con la terrible caída de la calidad de bandas de Victory Records, Darkness Divided pintaba como promesa del sello tras el aceptable "Written In Blood" (2014). Y así tenemos su segundo disco autotitulado. Luego de un debut bastante influenciado por August Burns Red, los Oscuridad Dividida (si, me encanta traducir al castellano los nombres de las bandas de afuera) intentan tomar un poco más de personalidad, pero se quedan estancados en la fórmula metalcore de la segunda camada del 2010, con buena instrumentación que los hace parecer técnicos, voces limpias básicas, breakdowns predecibles, y bla bla bla, más de lo mismo por todos lados. Canciones como "Back Breaker", "Misery", "Deceiver" o "The End Of It All" pueden ser entretenidas por un tiempo, para a la larga, sabés que podés escuchar lo mismo en cualqueir otro lado. Quizás el tercer disco será la consagración que tanto dicen merecer, pero mientras Darkness Divided retrasa el reloj del estilo un par de años para ofrecerte lo que ya masticaste cientos de veces antes. Una lástima, pero al menos intenta reflotar el territorio perdido de uno de los sellos en mayor decadencia de los últimos años. Acá no solo se dividió la oscuridad...


Slice The Cake "Odyssey To The West" (2016)
Género: Progressive Extreme Metal
Para fans de: SikTh, Strapping Young Lad y el primer Opeth. 
Puntaje: 87/100

Poco queda de la locura irradiada en "Other Slices" (2012) o en "The Man With No Face" (2012). Slice The Cake mutó y se convirtió en una versión mucho más madura, progresiva y técnica de si mismo. Esta odísea al oeste del trío intercontinental más experimental no tiene desperdicio. Siendo un disco conceptual que abarca las historias desde el exilio hasta la llega a una montaña sagrada, el inglés, el sueco y el australiano se embarcan hacia aguas desconocidas hasta por ellos, creando una obra maestra de pies a cabeza. Una hora y diecisiete minutos de pura demostración musical de que lo progresivo está pasando uno de los mejores momentos de su historia con bandas para todos los gustos. Quizás, se termina haciendo algo larga la experiencia de enfrentarse a una placa de tanta consistencia y complejidad, pero Slice The Cake, con uno de los nombres más pelotudos para una banda, contempla con creces el inicio de su nueva historia, llena de riffs inmensos, voces interdimensionales, una base ajustadísima como jazzera por momentos y una composición digna de envidiar por varios meses. No dejen pasar la oportunidad de escuchar la revelación del año. Lejos.


It Lives, It Breathes "Silver Knights" (2016) Stay Sick Records
Género: Electro/ Post Hardcore
Para fans de: Make Me Famous, Abandon All Ships y Escape The Day.
Puntaje: 20/100

Había una época en la que me encantaba el lado más electrónico y bailable del post hardcore, y aún así, hay bandas que me siguen gustando, pero creo que es un género muy especial. Y lo que hace es It Lives, It Breathes es pifiarle mal. Buscando sonar como una suerte de David Guetta core, terminan fracasando estrepitósamente en eso. Es que más que crear algo, están intentando. El único manotazo de ahogado que logra causar algo es "Devils" que tiene, (o qué sorpresa) a Jonny Craig haciendo por 23087983 vez de invitado y salvando un tema. La idea de "Silver Knights" no está mal. Simplemente no estaba destinada para ellos. Caen en la misma fórmula una y otra vez, y es como escuchar una canción larga, soporífera, insulsa y sin sentido que busca el hit constantemente, y no le llega ni a los talones a... nada. Pero nada de nada. Debo decir que me aburrí muchísimo escuchando este disco. Muchísimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario