24 ago. 2016

RECITALES: MEGADETH EN LUNA PARK


Agradezco a Diego Perri por la acreditación a la primera fecha de Megadeth en Buenos Aires del 2016, ya que al otro día repetirían show nuevamente en el Luna Park. Esto es lo que pasó el lunes pasado...



Luego de una enorme presentación de HELKER, quienes se estarán presentando este sábado 27 de agosto en Tornado de José C. Paz, junto a Malón, A.N.I.M.A.L. y Plan 4, llegaría el momento de vivir otra vez un set en vivo de MEGADETH, que después de 6 años volverían a tocar en el Luna Park.
Cada vez que nos visita esta banda, la comunidad metalera, pero por sobre todo en la escena thrash metal se comulga para presenciar a una de las bandas con las cuales se inició el ritual de demostrarle a los extranjeros que tenemos el mejor público del mundo. El grupo liderado por el archiconocido Dave Mustaine en guitarra y voz y el histórico Dave Ellefson en bajo, se verían secundados esta vez por Kiko Loureiro (ex Angra) en guitarra y Dirk Verbeuren (ex Soilwork, Aborted, etc) en batería. 
Ante once mil personas repletas de expectativas y ganas de abrazar al Colorado, la intro "Prince Of Darkness" daría pie al clásico "Hangar 18" de su mejor disco hasta la fecha "Rust In Peace" (1990). Y lo que podría haber explotado en una bomba sonora, simplemente se limitó a sorprender con una enorme puesta en escena y luces, ya que las guitarras hicieron caso omiso de su sonido por todo el primer tema. Le seguiría la nueva "The Threat Is Real" de su nuevo disco "Dystopia" y a lo mismo que las otras composiciones más recientes como "Poisonous Shadows", "Conquer Or Die!", "Fatal Illussion", "Post American World" y la homónima "Dystopia", la gente respondió fría y al límite de meramente aplaudir, llevando incluso a Mustaine a discutir con un pobre diablo que se atrevió a insultar las nuevas canciones. En el medio aparecían todos sus "grandes éxitos" de la talla de "Tornado Of Souls", "Wake Up Dead", "In My Darkest Hour", "She Wolf", "Dawn Patrol", "Poison Was The Cure", la excelente "Sweating Bullets", "A Tout Le Monde" y "Trust". 
Hubo algunos detalles que me resultaron imposibles de pasar desapercibidos, como la constante retirada cada dos o tres canciones de los músicos y el constante aprecio que le tiene la gente al señor Mustaine. Más que nada porque el show no ofreció nada que no se esperara, pero para nuestro público, la demagogia ofrece mucho más, ya que el Colo tiró besos, algún que otro "muchas gracias" y "I love you too", además de calzar dos banderas en su pie de micrófono luego de que le tiraran todo tipo de souvenirs. En cuanto al show, Mustaine cumplió su papel con dignidad, dejando la pirotecnica para sus compañeros, sobre todo para Verbeuren, que demostró que para él, los temas de Megadeth le quedan bastante chicos con su inmensidad tras los parches. 
Volviendo al set, las canciones se sucedían y seguíamos recibiendo lo mismo de siempre, aunque con un toque más moderno y fresco que permitió disfrutar del recital en su máximo esplendor, con el final a base de "Symphony Of Destruction" (quizás la canción que ya no soporto escuchar de la banda por la enorme cantidad de personas que nada más se animaron a gritar para figurar en el "megadeth, aguante megadeth" del riff inicial y "Peace Sells..." con Rattlehead, la mascota del grupo, de invitado. 
Obviamente que quedaban cartuchos de guerra para una más, y la elegida fue "Holy Wars... The Punishment Due" ante un público extasiado y una banda más que agradecida con un país que siempre los recibió de la manera más cálida y grata. Y debo decir que se lo merecen. Aunque para la próxima, alguna sorpresa por favor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario