5 sept. 2016

RECITALES: MESHUGGAH EN GROOVE


Agradezco a Tone Barchiesi de Rock & Reggae por las acreditaciones a la segunda visita de Meshuggah a nuestro país, en Groove. Esto es lo que pasó el jueves pasado...



Los chicos de La Plata de M28 vienen pisando bien fuerte este 2016. Con un Uniclub propio encima a principio de año, y hace poco teloneando a Suicide Silence en su tercera visita, esta oportunidad no iba a pasar desapercibida para ellos. Tocando temas como "Superius", "Desenterrándome", "Te Sentenciaste" y "Más Fuertes" entre otros, sirvieron para calentar el ambiente y disipar el frío que se sentía afuera. Se vienen grandes cosas para ellos.

Ahora si, el momento esperado llegaba. Tenía la espina clavada de haberme perdido su debut en Argentina hace tres años pero ni bien sonó "Perpetual Black Second", pasó algo que nunca me había ocurrido en un recital. MESHUGGAH me dejó sin palabras. Es más, los suecos se encargaron de enmudecer al millar de almas que se acercó al recinto de Palermo para recibir una tremenda aplanadora en la cara. Honestamente, esta cobertura no tendría que tener más palabras que un decir "Meshuggah la rompió". Centraron su set en un variado de sus cinco de sus ocho discos, los enormes "Koloss" (2012), "obZen" (2008), "Catch Thirtythree" (2005), "Nothing" (2002) y "Chaosphere" (1998). Iban pasando las canciones y la descarga de riffs intrincados, baterías sincopadas, gritos desgarradores y un groove imposible de repetir se hacía cada vez más fuertes, escuchando temas como "obZen", "Swarm", "The Hurt That Finds You First", "Stengah", "Lethargica", "Do Not Look Down" y "Bleed, antes de un terrible cliff hanger como lo fue "Mind's Mirrors". Aunque el respiro vino bien, porque "In Death - Is Life", "In Death - Is Death", "Straws Pulled At Random", "New Millenium Cyanide Christ", "Demiurge" y "Dancers To A Discordant System" terminaron de destrozar los pocos sesos que nos quedaban. A lo largo de los 14 temas, la banda sueca se limitó a decir "gracias" y "vamos a volver pronto", y la verdad, no hacía falta decir nada más.
Los llamados creadores del djent, aunque en realidad tendrían que ser llamados "la última banda que revolucionó al metal" demostró ser un relojito, y varios conocidos y amigos me habían avisado que lo que iba a presenciar iba a estar entre mis tres recitales preferidos de mi vida. No se equivocaron. Gracias Meshuggah, gracias por la magia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario