22 oct. 2016

RECITALES: THE BLACK DAHLIA MURDER EN UNICLUB


El jueves pasado, tuve la suerte de ver a The Black Dahlia Murder por tercera vez, gracias a la gente de California Sun Producciones. Los neoyorquinos volvían a nuestro país después de cinco años de espera y varios discos en el medio. Esto es lo que pasó en Uniclub hace unos días...



Los primeros en aparecer en escena fueron los chicos de zona norte de THE WINTER IS COMING. Su deathcore con tintes de death moderno despertó a los que se acercaron desde temprano, mostrando varias dotes de sus ganas de hacer metal extremo por estos lares. Su único punto flojo fue la comunicación con el público, pero seguramente van a ir puliendo esto con el tiempo. Tocaron temas como "Imperio" e "Involución". Su próxima fecha es el viernes 4 de noviembre en Microkosmos de Ingeniero Maschwitz, junto a Aeuphoria, Fisura Craneal, Inverno y No Human.
De la partida también serían los CROATAN, una de las bandas con mayor ascenso en el estilo del país, con la particularidad de covers de Chelsea Grin y a su cantante Eivans que se bajó del escenario para arengar al público. Se vienen grandes cosas para estos muchachos. El 3 de diciembre van a estar despidiendo su primer EP en su Zorba Rock de José C. Paz, lugar que a esta altura ya es su segunda casa, junto a Odio de Paraguay, Erhis, Hermon, Sarcasmo y Born Of The Kraken.
Debido a que se bajó M28, la última banda soporte fue ODIO desde Paraguay, con su deathcore versátil a lo Thy Art Is Murder de la vieja época. Se encuentran en los preparativos del lanzamiento de su disco debut "Corazón Podrido". Tuvieron mucha aceptación por parte del público y Argentina les viene sentando bien a la hora de dar sus recitales. Se despidieron con "Charles Manson" entre aplausos y gritos guturales.

La hora tan esperada llegaba al fin. THE BLACK DAHLIA MURDER volvía a dar el presente en Argentina, pisando las tablas de Uniclub por primera vez, con "Abysmal" (2016), su séptimo disco bajo el brazo. Aquel Teatro de Flores junto a Cannibal Corpse y Suicide Silence del 2011 se encuentra ya lejano en la memoria, y qué decir del Asbury del 2009. Pero dejemos la nostalgia de lado. Los Black Dahlia se posicionaron para iniciar empezar con "What A Horrible Night To Have A Curse"  y "Statutory Ape", con Trevor, su cantante, con remera de Necroabortion (una de las bandas más activas de death metal argento) mediante, demostró una vez más el enorme divorcio entre el deathcore que los vio nacer hasta el death metal moderno melódico con tintes black metal de ahora. Debo decir que se notó la falta de Shannon Lucas en batería, aunque su reemplazante, Alan Cassidy, demostró que los zapatos no le quedaron tan grandes. Trevor se dirigió al público solamente para agradecer y para pedirles que "griten desde lo más profundo de sus huevos", antes de seguir con "Abysmal", "Nocturnal", "Malenchantments Of The Necrosphere", "Vlad, Son Of The Dragon", "Receipt", "Warborn", "Threat Level No. 3" y "Contagion". La melancolía de antaño vendría de la mano de "Unhallowed" mezclada con "Funeral Thirst", con el Jonathan Davis del metal extremo (si, Trevor está cada vez más parecido al cantante de Korn) en llamas y una banda detrás de él cada vez más ajustada. "Miasma", "On Stirring Seas Of Salted Blood" y "Everything Went Black" serían las elegidas para dar el falso adiós. 
Antes de los "bises", un idiota se subió al escenario para robarle la remera a Trevor, quien descamisado la dejó sobre el bombo de la batería, y también hurtó un palillo, demostrando que aunque muchas veces alegamos ser "el mejor público del mundo", de vez en cuando pusilánimes como ese se encargan de avergonzarnos ante las visitas. 
"Deathmask Divine" y "I Will Return" eran las obvias elegidas para concluir con una gran fecha a cargo de una banda que vive un presente envidiable. Cualquiera de las trescientas personas que asistieron, pueden atestiguar lo que digo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario