12 may. 2017

RECITALES: GHOST EN TEATRO VORTERIX


Agradezco a Gaby Sisti por las acreditaciones al sideshow de Ghost como parte del Maximus Festival, en Teatro Vorterix del pasado lunes 8 de mayo. La quinta vez presentación de los suecos en el país... Esto es lo que pasó.



Luego de una gran presentación de SICK PORKY, una de las bandas de la nueva camada de rock pesado nacional, orientada al stoner más que nada, que más peso está teniendo en la música no convencional de Argentina, presentando su nuevo disco "Alucinatorio". Su próxima fecha será mañana sábado 13 de mayo junto a Cirse y Lo Que Nos Salva en XLR Club de San Miguel, llegaría el momento tan esperado.
Con una puntualidad tan exacta como abrumadora, GHOST se paraba por segunda vez en las tablas del Teatro Vorterix en su historia. 
Después de la intro de "Masked Ball", "Square Hammer", de su nuevo EP "Popestar" daba el inicio a un ritual pagano, íntimo y lleno de expectativas. La banda se movía con precisión y lentitud por el escenario, mientras Papa Emeritus III se centraba en mirar a los ojos al público y sostener el pie del micrófono. Así iban pasando las canciones pertenecientes a toda su discografía, como "From The Pinnacle To The Pit", "Con Clavi Con Dio", "Per Aspera Ad Inferi", "Body And Blood", "Devil Church", "Cirice" y "Year Zero".
Ese rock setentero, ocultista, que a veces amaga con el pop y la experimentación, comenzó a envolver el recinto de Colegiales en un aura oscura, pero cálida, y sobre todo, interactiva. Llegó el momento de un breve interludio, y el Papa se interesó en hablar con su público, sus fieles devotos, con soltura, casi como una declaración. "Tenemos que celebrar la música y purificar lo malo de ella", clamó, mientras dos monjas repartían hostias y vino a las personas que estaban posicionadas en la primera fila de la valla. 
Antes de volver al set, el público argentino se mandó de las suyas con los clásicos "ole, ole, ole" hacia el frontman y su banda, mientras a los Nameless Ghouls se les notaba el amor que estaban sintiendo por la velada y la reacción de la gente, aún con sus máscaras, era inevitable darse cuenta de tal hecho. 
Bajo sus fondos teatrales y tétricos, un solo de Eter muy aplaudido, las canciones se sucedían en "He Is", "Absolution", "Mommy Dust", "Ghuleh/ Zombie Queen" y "Ritual", donde alguno que otro quería rendirse a un pogo calmo y controlado, pero sabiendo que lo que había que hacer era disfrutar y dejarse llevar por lo siniestramente tranquilo del clima. 
Justo para la final "Monstrance Clock", Wind, su tecladista lesionado que no pudo tocar, apareció desde detrás de escena para saludar, y en un tibio adiós que nadie esperaba, la banda desapareció de la misma manera que entró, dejando una sala iluminada y las expectativas de los asistentes por continuar con la misa negra.
Ghost es la viva representación del anonimato, de la virtud de la música, y luego de este Vorterix, ya está más que consumada la unión con el público argentino. Sabemos que van a volver pronto, acá los estaremos esperando con una copa de vino en una mano, y el corazón en la otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario