10 may. 2017

RECITALES: MAXIMUS FESTIVAL EN TECNÓPOLIS


Agradezco a Gabriela Sisti y a Matías Petruccelli por la acreditación a la segunda edición del Maximus Festival en Argentina, celebrado el pasado sábado 6 de mayo en Tecnópolis. Esto es lo que pasó en el predio de Villa Martelli...



Antes de detallar lo hecho por las bandas en cada escenario, quería centrarme en todo lo que fue la "experiencia Maximus" de este 2017, en la que en lo personal, no superó lo logrado el año pasado. Si bien la oferta de actividades en los distintos sectores como el Sector 26 con exhibiciones y paisajes para sacarse la foto más metalera posible o el Bartertown con el merchandising oficial del festival, estuvo a la altura de siempre, hubo algunos detalles que opacaron lo que podría haber sido una magnífica manera de hacer recitales masivos en el país. Desde la posición del Beer Garden donde no se podía visualizar los escenarios ni las pantallas ya que no se podía salir con alcohol del sector (lo cual me parece bien debido a la enorme cantidad de menores que asistieron), pasando por los exorbitantes precios de la comida del Gastown (algo que se arrastró del año pasado), tanto como la situación que se vivió a las 4 de la tarde, llegado al momento de que no había más comida vegetariana, lo cual significó para cientos de personas que viven ese estilo de vida, no poder comer nada que pueda satisfacer sus necesidades más que unas papas fritas hasta las 11 de la noche. Aún así, cabe recalcar lo eximio de la organización para con las bandas, donde se pudo manejar de una manera más que profesional todos los sets e incluso en las medidas a tomar por la situación de Hatebreed. En fin, sin más que decir. Con ustedes, el Maximus 2017 según Your Name In My Throat.

Pude ingresar pasadas las dos de la tarde, justo para el set de RED FANG, la banda que más quería ver del festival, en el escenario Maximus. Era casi una utopía verlos tocar ante semejante cantidad de público, ya que si alguna vez imaginábamos ver a la banda estadounidense, sería en algún lugar como el Roxy o Uniclub. Pero no, más de ocho mil personas fueron desde temprano para ver todo el festival. Presentando su último disco "Only Ghosts" (2016), el cuarteto stoner comenzó a despabilar a los asistentes con un set derecho y parejo, contundente y sin respiro, con temazos como "Blood Like Cream", "Malverde", "Crows In Swine", "Wires", "Flies", "Dirt Wizard" y "Prehistoric Dog", a base de riffs pantanosos, voces mastodonticas y mucho gancho. Espero que vuelvan pronto. Mención aparte para la remera de Bison B.C de David, uno de sus guitarristas.

Debido a que Hatebreed tuvo un par de problemas para llegar al país, se acomodó todo de una manera excelente, a lo que ASSPERA pasó a presentarse en el mismo escenario que Red Fang, para darles un paseo por Villa La Verga a todos los presentes. Si bien su mensaje no es de mi agrado ni interés, Asspera es una de las bandas más profesionales y divertidas de ver en vivo del metal nacional. Con temas como "Gorda Puerca" o "Hijo De Puta", los muchachos hicieron que muchos empezarán a dar "vueltas olímpicas" (su forma de llamar al circle pit") a tempranas horas de la tarde, además de darse el lujo de tocar el riff final de "Domination" de Pantera para alegría y euforia de todos los metaleros. Su próxima fecha es el 24 de junio en Reina Rock de Florencio Varela.

Mientras BOHSE ONKELZ, una de las agrupaciones más grandes del punk rock europeo, desgranaban sus composiciones algo repetitivas pero entretenidas, aproveché para refrescarme con varias Isenbeck en el Beer Garden y emprender hacia el escenario Thunderdome para ver la presentación de MELIAN. La diversidad de géneros fue uno de los puntos más fuertes de este Maximus, y el post hardcore dijo presente de la mano del quinteto. Ante más de dos mil personas, los chicos se encuentran despidiendo "Epitafios" (2014), su tercer disco, y tocaron canciones como "Mis Últimas Palabras", "Errores", "Anatomía De Un Corazón Roto", "Yo, La Muerte", "Pérdida Total De La Esperanza Pt. II", "Pérdida Total De La Esperanza Pt. I", "Cómo Detener A Un Hombre Bomba", "Montañas" y "Mamba Negra". Su próxima fecha es el 17 de junio en White Vinyl de Adrogué junto a Lemkin, White Seconds, Sagion, Estranged, Coward y Parte De Nosotros. 

Sabía que los veía en dos días, pero no pude evitar acercame al escenario Rockatansky y disfrutar de ver a GHOST por segunda vez en mi vida. Luego de la intro de "Masked Ball" de Jocelyn Pook", Papa Emeritus y sus Nameless Ghouls volverían a las tablas argentinas, en su tercer karma de tocar a la luz del día. Aunque realmente, poco importó esta situación, ya que con "Square Hammer", de su más reciente EP "Popestar", la gente perdió los estribos ante una de las mejores bandas de música no convencional del momento. "From The Pinnacle To The Pit", "Ritual", "Cirice", "Year Zero", "Absolution" y "Mummy Dust" fueron las elegidas para festejar la misa de Satanás en tierras sudamericanas. Lejos, en mi opinión, el mejor set del día.

A las 16:40, ROB ZOMBIE, que también tendría su sideshow un día después en Museum de San Telmo, aparecería arengoso, exhaltado e inquieto para dar un show de alto calibre. Esa fue la primera impresión, que lentamente se fue apagando con solos insípidos de parte de John 5, su guitarrista y un cierto dejo de "hacer tiempo" para que terminara rápido su set. Desde "Dead City Radio And The New Gods Of Supertown", pasando por "Living Dead Girl", "House Of 1000 Corpses", hasta los covers de White Zombie, "More Human Than Human", "Thunder Kiss '65", el innecesario cover de "Blitzkrieg Bop" de los Ramones, aunque obviamente el público argentino es ramonero hasta la médula, y el más que previsible final con "Dragula". Por suerte, al otro día, Rob dio su vulgar demostración de poder en un show propio, dejando bien en claro que el hombre es capaz de dar todo de su show incluso hasta en el lugar más íntimo.

Tuve que hacer malabares para poder ver las perfomances de HATEBREED y FIVE FINGER DEATH PUNCH, ya que por los motivos ya establecidos de los primeros, tocaron al mismo tiempo. Así que vamos por partes. Hatebreed se presentó en el Thunderdome, lo cual fue mejor para su set, ya que al estar en un lugar cerrado, se pudo respirar verdadero y puro hardcore metal, moshero y poguero desde el primer segundo. Aunque venían con "The Concrete Confessional" (2016), su último disco, un tanto flojo en su discografía, el quinteto estadounidense es sinónimo de quilombo y agite, sobre todo con temas como "As Diehard As They Come" y "I Will Be Heard". 
Por otro lado, lo de 5FDP fue demasiado ciclotímico. Arrancaron bien arriba con "Lift Me Up", el clásico "Never Enough", "Wash It All Away" y "Got Your Six", pero para el momento del cover de "Bad Company" de la banda homónima, bajaron los decibeles con canciones a medio tiempo, y un acústico de "Remember Everything" que dejó bien en claro que a Moody no le da la talla para ser un cantante de ese estilo. Teniendo dos primeros discos tan poderosos y contundentes, la conclusión fue que estos muchachos llegaron tarde a nuestro país. Muy tarde. El final con "The Bleeding" fue el esperado, pero el gusto a poco quedó demasiado presente. 

Fue impresionante como triste, ver la gran cantidad de personas que llegaron para ver a SLAYER y se fue ni bien terminaron. Aunque también hay que recalcar que se vivió un día lleno de tolerancia y respeto por parte de muchos públicos que los une el mismo género. En fin, Bostaph, Araya, King y Holt se posicionaron para dar rienda suelta de su thrash metal infernal, con la certeza de que la edad por momentos les juega una mala pasada. Pero aún así, el corazón que le ponen estos cuatro hombres a sus canciones, es enorme. Hubo poco lugar para las nuevas de "Repentless" (2016), solo dos: "Repentless" y "When The Stillness Comes", y los maestros del metal se mandaron con un set list a puro clásico con temas como "War Ensemble", "Dead Skin Mask", "Seasons In The Abyss", "Hell Awaits", "South Of Heaven", "Raining Blood", "Black Magic" y "Angel Of Death". El cielo se tornó completamente oscuro en su set. Por algo fue.

"Make Argentina Rage Again!" fueron las palabras que los PROPHETS OF RAGE dieron para presentarse. Y qué show dieron estos hombres. Era sabido que ibamos a escuchar muchísimos covers, ya sean los de Public Enemy con "Prophets Of Rage" y "Fight The Power", los de Cypress Hill con "How I Could Just Kill A Man" y la increíble "Yo Quiero Fumar", como los enormes de Rage Against The Machine, de la talla de "Guerrilla Radio", "Bombtrack", "People Of The Sun", "Bullet In The Head", "Bulls On Parade" y "Killing In The Name". Pero lo magistral de la presentación de los profetas de la furia fueron los detalles, ya sea en el hip hop medley donde Chuck D y un B-Real disfrazado de jeque árabe hicieron vibrar Tecnópolis con el género menos pensado, el cover de "Seven Nation Army" de The White Stripes, la mano derecha y mano izquierda de Tom Morello haciéndole cosas indecentes a su preciada guitarra, y el primer tema propio de la banda, "Unfuck The World", que la verdad, va a dar que hablar. Todos los comentarios acerca de esta banda se disiparon por sus propias voces, ojalá vuelvan pronto por estos pagos con ese gran disco que están por lanzar bajo el brazo.

El final llegaba de la mano de LINKIN PARK, la banda que prácticamente me vio nacer, y por la cual estuve esperando nueve años para ver en vivo, ya que siempre por alguna razón me perdía sus presentaciones en Argentina. Pero esta vez no fue así. Y de la mano de "The Catalyst" de "A Thousand Suns" (2010), Chester Bennington y compañía decían presente como la banda más controversial de un festival metalero. Se esperaba un set orientado en sus orígenes pero LP hizo lo que quiso y la realidad es que tienen todo el derecho de hacerlo. "Wastelands", el debut de "Talking To Myself" y "Burn It Down" dejaban bien en claro la faceta preferida de los músicos en cuanto a sus composiciones. Y de la nada apareció "One Step Closer" para volver locos a los asistentes, para volver a lo pop electrónico con una versión dubstep de "Castle Of Glass", dejando desorientados a más de uno. Linkin Park es una de las mejores bandas para ver en vivo en el plano mundial, pese a que desde su primera vez en el país, tienen problemas con el volumen del sonido. La lista seguía con "Good Goodbye", "Lost In The Echo" y "Battle Symphony", para dejarle lugar a puros clásicos en los casi veinte años de carrera del grupo. "New Divide" separaba la primera parte del setlist, para seguir con "Breaking The Habit", la versión en piano de "Crawling", la sorpresa de escuchar "Leave Out All The Rest" en vivo, "Somewhere I Belong", "What I've Done" y "In The End" con la pura demostración de que en serio cuando queremos, somos el mejor público del mundo. Las últimas canciones de la noche vendrían de la mano de "Faint", la versión de "Numb" de "Collission Course" (2004), "Heavy", "Papercut" y "Bleed It Out", dando por finalizado un festival con muchos altibajos musicales, pero que al fin y al cabo, tranquilamente es el mejor festival de música del país de los últimos años. 
¡Hasta la próxima edición!

No hay comentarios:

Publicar un comentario